Másters: un sistema ineficiente de formación

Como cada año por estas fechas recibo algunas consultas sobre qué tipo de máster deberían hacer profesionales en activo que quieren realizar una actualización profesional en temas digitales y de negocio. A pesar de ser profesor de 4 escuelas de negocio diferentes, siempre contesto que el máster es una forma ineficiente de aprendizaje. Hoy en día sólo personas con baja experiencia profesional deberían de hacerlos. Estas son algunas reflexiones por las que creo que los másters son sistemas ineficientes:

 

1. Un máster ya no es para toda la vida

Desde hace décadas, los estudios universitarios se han demostrado insuficientes para la exigencia profesional de muchos sectores, por ello nacieron los másters. Su función: proporcionar un grado de especialización profesional perdurable en el tiempo, por ello tenían un coste elevado. En la actualidad, la globalización, los cambios sociales y sobretodo la aceleración debido a la tecnología, ha provocado que la exigencia de conocimiento sea más alta. Esto hace que los másters no sean un formato para poder actualizarse y mantenerse actualizado durante mucho tiempo. Se han convertido la mayoría de ellos en generalistas, por lo que no cumplen la necesidad de especialización. Además creo que los alumnos de un master deberían recibir metodología / fuentes para mantenerse actualizados. Esto ocurre en pocas escuelas de negocio, ya que lo que interesa es revender más programas.

 

 

2. El precio actual es difícilmente amortizable

Existe una gráfica que se ha utilizado desde siempre en los másters para demostrar el retorno de la inversión. En ella se habla del “salto” salarial que hay después del máster. El problema es que este esquema corresponde a un mundo de crecimiento & abundancia. De hecho es un claro ejemplo de la frase de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Asumimos un crecimiento futuro constante pero nunca le preguntamos al futuro si esto iba a ocurrir. Creo en el contexto actual, la amortización de una inversión tan elevada es mucho más complicada de realizar.

 

Nota mental: el coste actual de muchos másters, permitiría los alumnos poder montar su propio negocio y aprender de la experiencia directamente, generando un beneficio a la sociedad, no a unas escuelas de negocios.

 

3. Los Másters no están enfocados a los alumnos sino a cubrir temáticas 

Todos los alumnos de un máster reciben la misma información. Se supone que por el hecho de comprar un máster a las personas les interesa el mismo programa, pero resulta que no es así. En verdad, dependiendo del perfil profesional o las inquietudes personales, a cada persona le interesaría profundizar en alguna temática. El problema del “todos igual”, obliga a los alumnos a realizar después un estudio complementario de especialización o quedarte insatisfecho con el total del máster.

 

 

4.  La dependencia del Power Point 

El Power Point es una fantástica herramienta para poder transmitir información, pero la verdad es que limita mucho las posibilidades de poder adaptar el contenido de la clase al nivel medio de los alumnos. De hecho, para cada temática un profesor con un Power Point emite a un nivel, por lo que hay gente que está por debajo y por tanto aprende, y otros que al quedar por encima no aprenden. Es por ello que un profesor experto en su materia debería ser capaz de adaptar su contenido al nivel de la clase, no a lo que le manda el Power Point.

 

 

5. Parte de tu inversión, en verdad, es un coste: 

Fruto de las ineficiencias de los dos puntos anteriores nos encontramos que el 100% del contenido de un máster no es de valor, sino que hay una parte de pérdida. Nos encontramos con contenido fascinante e inspirador y contenido interesante; estos contenidos proporcionan valor al alumno. Por otro lado en todos los másters encontramos contenido de relleno, o profesores que no saben comunicar de forma eficiente o incluso contenidos duplicados. Este porcentaje que en la gran mayoría de masters supone un 35-45% del tiempo. Con este % nos encontraremos que el coste pagado por horas de valor se multiplican por comprar un programa cerrado.

 

 

6. Cuantas más horas, más información, menos conocimiento. 

Una de las variables que mira más gente es el número de horas que tiene un máster. Cuantas más horas más completo, pero resulta que no es así. Entre nosotros, ¿Cuantas ideas puedes retener después de 5horas de clase, un viernes por la tarde justo después de una semana dura de trabajo? La verdad es que pocas. No tiene sentido tantas horas (y pagar tanto por ellas). Está comprobado que existe una caída dramática de la capacidad de retención de una persona una vez traspasadas las 2 horas.

 

7. Tienen déficit de metodología pedagógica

En España nadie nos enseña a aprender. En los másters menos, se supone que ya sabes. De hecho se sigue el mismo esquema que una escuela de primaria. Un profesor va a clase y explica un contenido que el alumno debe interiorizar. La aplicación de ese contenido se suele trabajar a través de un ejercido académico de nulo valor real. Creo que los alumnos aprenderían más con un cambio importante. Antes de ir a clase profundizan sobre una temática, en clases debaten y resuelven dudas con un experto, y después aplican lo aprendido en un caso real. Ese es el método de aprendizaje en un mundo tan rápido. Para ello, los alumnos deben de ir a menos clases, aprender por su cuenta, el profesor no cobrar por horas sino por rendimiento y las escuelas estar en contacto con empresas. ¿Difícil?

 

A los que le interese esta temática le recomiendo La brecha del conocimiento.

 

8. Todos obtienen el mismo título, pero no el mismo conocimiento

Lo cierto es que la gran mayoría de másters basan la evaluación de sus alumnos en dos aspectos: asistencia a clase y presentación de uno o varios trabajos. ¿Realmente esto asegura que un alumno ha interiorizado un conocimiento? Para tener el título, básicamente hay que ir a clase, que no significa atender y hay que presentar trabajos, fácilmente copiables por Internet. Creo que deberíamos reformular la manera de certificar el conocimiento ya que ante la cantidad de personas con Másters no podemos diferenciar entre los que simplemente han asistido a clases y los que han adquirido conocimiento.

 

OTRA EDUCACIÓN ES NECESARIA 

Como muchos habéis visto, llevo tiempo reflexionando sobre la educación. Hablé de ello en mi charla en TEDx sobre REINVENTING BUSINESS EDUCATION y en el post del mismo título. Creo que vivimos en un momento de reformulación de la educación, por ello creo que más que intentar arreglar algo que no funciona bien, igual deberíamos re formular la educación para corregir todos los defectos que hemos detectado. De forma completa. Las escuelas de negocio deberían de entender que la tecnología cambia su cadena de valor de forma completa. Y esto va a ocurrir ya.

 

Siento verdadera pasión por el mundo de la educación y por eso he decidido ser parte activa en las transformación del sector a través de un proyecto. Pronto contaré más detalles, pero a los que le interese el mundo de la educación o aquellos que quieran actualizar sus conocimientos & habilidades profesionales, no duden en seguir el proyecto que lanzaremos en el mes de Septiembre FOXIZE SCHOOL (web, Facebook o Twitter). El proyecto aborda y da solución a cada uno de los problemas arriba mencionados.

 

 Advanced School of Digital Business