Los factores clave de la economía digital

El fenómeno digital tiene multitud de vertientes. Hablamos de la transformación digital de los negocios y de la sociedad, con sus beneficios y riesgos, pero sin duda hay que entender los fundamentos en los que se mueve la economía digital. Hoy me gustaría exponer los factores clave que debería desarrollar un país para impulsar la economía digital y aprovechar este momento histórico. 

Los acercamientos hasta la fecha asocian el concepto de economía digital al de la economía que se produce gracias a Internet. Creo que este acercamiento ha quedado ya muy limitado y no refleja la complejidad a la que nos enfrentamos como sociedad.

Para poder ilustrar y analizar los factores de la nueva economía digital me gustaría proponer un ejercicio ilustrativo. Vamos a fundar un nuevo país: DIGITALIA. 


Aviso: esto es un post largo. Mi recomendación: Lee lo que te interesa y ves volviendo. Este es un índice de los contenidos 

Índice de contenidos

Digitalia un país digital

Vamos a tirar de imaginación. Imagínate que te nombran jefe de un estado y puedes montar un país desde cero. Tienes espacio y recursos, así que como eres un convencido del fenómeno digital vamos a crear un país 100% basado en la economía digital, ya que sabes que esto garantizará el bienestar presente y futuro de tus ciudadanos.

Te espera alguna página en la historia: el primer dirigente que crea un país digital. Nada de un plan de digitalización de la economía, pensamos en grande. Eres el primer jefe de estado digital. Además, el nombre mola, Digitalia.gob. Vas a ser la envidia de todos los países. 

¿Qué debería tener Digitalia para poder tener una economía digital que aproveche estos años de increíble crecimiento? ¿Dónde nos focalizamos? ¿Creamos un google? ¿Invertimos en startups? ¿Blockchain o la última moda de turno? ¿Seleccionamos a unos emprendedores de éxito para que lo muevan? Antes de hacer el friki y empezar a malgastar dinero deberíamos entender los factores que impulsan la economía digital. 

Por otro lado, la realidad nos ha demostrado que el modelo de Sillicon Valley no es una referencia. Es un centro de generación de riqueza y desigualdad a partes iguales. Construye monopolios con un impacto negativo. Su ética es más que cuestionable. Seguir pensando en ese modelo como deseable me parece coger de referencia algo en decadencia y no tener visión de futuro.

Necesitamos ser un país nuevo, tener una nueva referencia, aprender de lo que hemos experimentado hasta ahora para mejorarlo. No dudo que como humanos siempre repetimos errores, pero si conseguimos que no sean tan grandes y nos cueste menos dinero, habremos dado un paso de gigante.

Factores de la economía digital

Como eres un profesional estudiado sabes que los factores de la economía clásicos no te sirven. Aquello de capital, tierra, trabajo es del siglo XVIII. Repasas los apuntes de la universidad y te encuentras con la función de producción Cobb-Douglas. No está mal, pero eres un jefe de estado digital, tienes que ir más allá. 

Vamos a cambiar eso de fuerza laboral ya que lo que sabes es que necesitamos gente preparada que le llamaremos Talento. La economía digital es intensiva en talento, no en personas. Personas con formación muy especializada o muy generalista, que se puedan adaptar de forma rápida a los cambios de nuestro sistema productivo.

Por otro lado, hay otra cosa que nos preocupa. Una de las cosas que ya hemos aprendido es que, hasta ahora, la economía digital genera desigualdades. Tenemos que superara los Monopolios digitales y precariedad laboral. Necesitamos unos principios que garanticen la sostenibilidad de la sociedad. A estos principios le llamaré ‘ética’.

Esta será la ecuación de la economía digital:  

ED = f(A,K,T,E) 
Donde:
ED = Producción de la Economía Digital
A= Tecnología
K = Capital
T = Talento
E = Ética

Vamos a analizar con cuidado cada uno de estos factores y desglosaremos las alternativas e implicaciones. 

Factores de la economía digital

Tenemos cuatro grandes factores de la producción de la economía digital: Tecnología, Capital, Talento y Ética. Esta ecuación va a hacer de Digitalia un país digital referente en el mundo entero. 

1. FACTOR TECNOLOGÍA

La tecnología es el motor de una economía digital. La tecnología incrementa las capacidades humanas y nos permite una mejor gestión del conocimiento. Los componentes clave para que la tecnología funcione son cinco:

  • Hardware (componentes físicos)
  • Software (lenguaje de las máquinas)
  • Conexión (infraestructura para dar servicio)
  • Datos (bits que relacionados construyen conocimiento)
  • Energía (lo que hace que todo se mueva)

Cada uno de estos cuatro elementos tecnológicos requiere de la creación de una industria específica. Como dirigentes digitales, queremos que Digitalia sea un país no dependiente de estos factores. Si queremos asegurar nuestro futuro toca trabajar en tener estas cuatro capacidades. Veamos el detalle de cada una de ellas a continuación.  

Infraestructura de Hardware

La economía digital necesita una industria que cree procesadores, sensores, discos duros y elementos mecánicos robóticos.

Sin un plan de industrial no podremos proveer de dispositivos para nuestros ciudadanos, nuestras infraestructuras no serán inteligentes y nuestra industria será poco competitiva. Alguien tiene que fabricar, no podemos depender del resto del mundo. 

Al mismo tiempo disponer de una industria de hardware nos ayudará a evitar la brecha digital. Cada ciudadano tendrá acceso a dispositivos de última generación, para su trabajo y vida personal de productos locales. 
Este factor requerirá de una fuerte inversión de capital y de gente muy preparada para que investigue y desarrolle soluciones.

Cada una de estas áreas tiene por delante un reto enorme en los próximos 30 años. Tenemos que ser el primer país que desarrolla su propia tecnología de procesamiento cuántico. Muchos de los ordenadores tablets y móviles saldrán de nuestras fábricas inteligentes. La gran mayoría de sensores de las smart cities y de los coches autónomos los harán una de nuestras empresas. Los robots que asistirán a las personas de todo el mundo serán made in digitalia

De forma resumida, los elementos clave de la industria del hardware son tener una industria de Procesadores, Sensores, y almacenamiento de datos. No tenemos que olvidar que aplicación del hardware tiene que resolver el reto de la Robótica en los próximos años.

Infraestructura de Software

Los componentes que hemos creado de hardware en Digitalia, necesitan de instrucciones para poder realizar su trabajo de forma eficiente. Podemos tener los mejores procesadores, pero si no creamos un lenguaje eficiente no sacaremos todo su potencial y entonces dejarán de ser competitivos. Necesitamos líneas de código que se entiendan con los componentes y les saquen su máximo rendimiento

También tenemos claro que Software is eating the world. Tenemos que ser capaces de tener una industria de creación de servicios digitales puntera que resuelva las necesidades de las personas, de las empresas y por supuesto de nuestra administración digital.

Si tenemos una industria potente de creación de software podremos participar en la creación de negocios a escala mundial y podremos ser parte importante en la revolución que se producirá en los próximos años alrededor de la Inteligencia Artificial

al miemos tiempo, como queremos ser un referente como país digital los ciudadanos deberán poder incrementar la relación con la administración pública en cualquier momento y en cualquier lugar. Digitalia es un gobierno digital. 

Si tenemos nuestra propia industria de software nos permitirá poder ser competitivos el factor de los datos que veremos más adelante. El software crea interfaces, espacios de interacción que es la base de generación de datos. Si no somos excelentes en software no seremos excelentes en data. 

De forma resumida, los elementos clave de la industria del software son la capacidad de poder crear Sistemas operativos, Rediseñar procesos y automatización, trabajar sobre innovación en interfaces, desarrollar plataformas de comunicación y entretenimiento, y por último y no menos importante desarrollo de plataformas de venta y de formación.

Infraestructura de Conexión

Digitalia es un país conectado 24/7 y con banda ancha para todos sus ciudadanos. No podemos olvidar que el gran salto de la sociedad digital se produjo cuando conectamos máquinas con máquinas, máquinas con personas y personas con personas.

Necesitamos que la capacidad de nuestra red sea puntera que garantice servicios en movilidad, y garantice la capacidad de cualquier sensor a conectarse en tiempo real a centros de procesamiento y almacenamiento de datos.  

Como seguro que todos sabéis, una red funciona a la velocidad a la que funciona el nodo más lento. Si tienes una red de fibra de 1TB, pero la gente en casa tiene un wifi que va a 5Mb la velocidad a la que iremos en casa es esta última.

La red, y su velocidad es uno de los factores que puede acrecentar la brecha entre regiones así que crearemos una red de conexión omnidigital.

Utilizaremos varias tecnologías al mismo tiempo: una conectividad aérea, redes de fibra y sobretodo infraestructura de nivel en las redes privadas.

Infraestructura de Data

Se habla mucho de que el petróleo del sXXI son los datos. Así que necesitaremos tener un plan muy potente para poder captar, procesar y analizar datos para crear servicios que generen negocio.

No hablamos de algo sencillo. Gracias a disponer de los tres primeros elementos de la infraestructura digital (hardware, software y conexión) podemos asegurar un servicio de primer nivel, pero si queremos ser un hub de datos necesitamos tener una industria puntera de servicios de interfaces de comunicación, de contenidos y entretenimiento. Sin estos sectores es muy complicado ser parte de la atracción y generación de datos. 

Esta bien atraer los datos pero nos damos cuenta que requeriremos de dos infraestructuras fundamentales: Una industria de almacenamiento y procesamiento a escala de datos. Sin estas capacidades nuestra oportunidad en este vector cojeará. 

Por último, y no menos importante, la creación de una industria de los datos exige que fijemos un conjunto de criterios éticos para garantizar la integridad de los datos, la privacidad de los datos personales y la confidencialidad de los datos empresariales.

Como resumen, los componentes clave para el desarrollo de una industria de datos son: tener unos motores de generación de interacciones (contenidos, comunicación y entretenimiento), algoritmos para orientar las interacciones y por último capacidades de almacenamiento y procesamiento de datos.

Infraestructura de Energía

La tecnología nos da super poderes, pero si no tenemos la capacidad de generar energía todo esto no funcionará. La electricidad sigue siendo el motor oculto de la economía digital.

En Digitalia necesitamos tener fuentes de creación de energía, una infraestructura de distribución eficiente y sistemas de almacenamiento. No podremos impulsar la economía digital sino tenemos fuentes de energía con bajo impacto climático. Nuestra economía digital está planteada para durar 100 años por lo que no queremos impactar de forma negativa en la emergencia climática.

Al mismo tiempo tenemos que ser capaces de crear una industria que asegure no sólo la generación sino también el almacenamiento de energía. Asegurar una industria de baterías, asegura las tecnologías de la movilidad. Por último, no tendremos una infraestructura inteligente si no somos capaces de transportar la energía sin mermas.

Los elementos del factor energía de la economía digital son la capacidad de un país de crear una industria capaz de crear, distribuir y almacenar la energía.

2. FACTOR CAPITAL

Seamos sinceros. Sin capital no hay nada que hacer. La economía digital necesita de inversión, mucha.

Nos hemos dado cuenta que lo de los emprendedores y las startups está bien pero la realidad es que se necesita mucho capital. La economía digital no se consigue con 4 startups de éxito y unos cuantos coworkings. 

El capital utiliza unas lógicas muy claras: necesita mecanismos claros de confianza y retorno. Si se los garantizamos apoyarán Digitalia. A parte de estos mecanismos necesitamos ir más allá. Si somos un país digital deberíamos tener nuestra propia moneda digital que asegure nuestra soberanía monetaria.

Pero vamos a ir por pasos.

Atracción de capital: la Confianza

Digitalia, como cualquier país hoy en día tendrá que acceder a los mercados de capital para financiar su economía. Necesitamos ir a los bancos, a los fondos de inversión  y otros entes para presentar un proyecto ilusionante que transmita confianza y seguridad. Nuestro plan de atracción de capital se basa en factores muy claros: 

  • La construcción de confianza se consigue con un marco jurídico con garantías de estabilidad.
  • También necesitamos proyectos concretos, específicos para que los mercados puedan compararlos con el resto del mundo.
  • Necesitamos que vean unos dirigentes políticos serios, bien asesorados y preparados.
  • El capital – por lo menos hasta ahora – necesita de un lugar físico, un centro financiero donde concentrar analistas. Las ciudades como NY, Londres, Singapur, Shangai demuestran que la cercanía del capital produce inversiones.
  • Por último y no menos importante necesitamos una visión: Nuestra visión en los próximos 30 años. La confianza se construye sabiendo dónde quieres llegar. El cómo llegaremos cambiará – seguro – a lo largo del tiempo y nos tendremos que adaptar, pero la visión no se negocia. Si compran la visión conseguiremos su confianza. 

Existen otros mecanismos para construcción de confianza, pero con esto creo que será un buen inicio. 

Retención de capital: los retornos

Por otro lado, tocará hablar de sus retornos. Sí, el capital tiende a pedir que le expliques cuánto, cómo y cuando le devolverás por las inversiones.

Es una variable importante. Competimos en un entorno global y tenemos que demostrar transparencia en dónde se invierte y qué retornos genera. Para ello tenemos que tener una orientación a los resultados. Los países más analógicos han tenido el problema que el dinero público que se invierte no mide el retorno que genera.

En el área de retornos, hay dos temas fundamentales que creo que merece la pena profundizar: Impuestos e Impacto social.

Los impuestos

La actualización del modelo impositivo ha sido el gran déficit de muchos países analógicos: no es moralmente aceptable que las grandes empresas paguen – proporcionalmente – menos impuestos que los autónomos. El hecho de disponer de la capacidad económica y dedicar recursos a encontrar los defectos del marco impositivo para beneficiarse, es legal, pero no es ético.

Es inmoral, poco ético e intolerable que los monopolios digitales como Google, Facebook, Apple, Amazon paguen sus impuestos en Irlanda o Holanda y sus trabajadores utilicen los servicios públicos del país. Si hay un incendio en sus oficinas, ¿Quién debe atender la emergencia? La amoralidad de los monopolios digitales, la permisividad de los gobernantes y la indiferencia de los usuarios, llevará al colapso de la sociedad analógica actual.

Los impuestos han sido un mecanismos de atracción de inversiones, pero se ha demostrado totalmente ineficaz para garantizar la sostenibilidad económica a largo plazo y evitar el incremento de la desigualdad.

No soy un experto en la materia, pero toca simplificar. A más normativa, menos claro es el sistema y más capacidad de encontrar huecos que favorezcan la desigualdad.

La sostenibilidad impositiva

Las presión impositiva deben correlacionarse con el impacto social de los proyectos invertidos. La ONU estableció unos objetivos de desarrollo sostenible. La tributación sobre los retornos del capital, tiene que estar asociada de forma medible y objetiva a cómo el capital crece y aporta a la sociedad.

En Digitalia buscamos capital a largo plazo y con un criterio ético. Si quieres capital que busque retornos a corto plazo, te encontrarás con problemas a corto plazo.

Creación de moneda digital

La atracción de dinero es necesaria para un arranque y debemos buscar mecanismos de atracción y retención, pero todo esto es un enfoque muy clásico. Habíamos dicho que queremos ser un país de soberanía digital. Creo que tenemos que ir más allá y para ello necesitamos crear dinero. Crear una moneda virtual será el siguiente paso. Digicoins (lo sé, es poco original).

El dinero es todo aquel activo o bien que generalmente se acepta como medio de cobro y pago para realizar transacciones. No hace falta imprimir billetes. Necesitamos un algoritmo, una red conectada de dispositivos y trasladar a los ciudadanos y agentes la posibilidad de usarlo como medio de transacción alternativo a la moneda actual.

Si lo piensas según la teoría monetaria moderna podemos financiarnos sin imprimir billetes, simplemente haciendo anotaciones contables. Si queremos ser un país digital introduciremos a lo largo del tiempo una cripto moneda. Esta parte será inviable si previamente no hemos construido una industria tecnológica de primer nivel

3. FACTOR TALENTO

El tercer elemento de la economía digital es la transformación del factor trabajo por el factor talento. La economía digital es desigual por naturaleza: la tecnología requiere de un talento muy específico. La economía digital no es intensiva en personas, es intensiva en talento. La definición de Talento son personas formadas y alineadas con sus capacidades, que generan impacto positivo en lo que hacen. 

Para tener una economía basada en el talento, necesitamos atraer, potenciar el talento local y asegurar que se desarrolla y crece en alrededor de Digitalia.

¿Qué talento necesita una economía digital?

Antes de empezar a atraer talento primero deberíamos identificar el perfil de gente que necesitamos.

Para el funcionamiento de la economía digital necesitamos 5 perfiles de talento diferentes.

THINKERS

Gente a la que le pagamos por pensar, por anticipar, por buscar oportunidades. Gente que nos da la visión a 30 años, y que ayudan a reflexionar de la repercusión del presente. En la economía analógica, a la gente de las ideas sólo se le paga si traducen su pensamiento en un servicio. Las ideas son imprescindibles en un país que escucha y como país digital deberíamos tener gente sólo pensando.

CREATIVOS Y MANAGERS

Necesitamos dos perfiles: uno que arranca negocios y otro perfil que cuando el negocio funciona, lo gestiona.

Necesitamos un perfil creativo (que crea) para arrancar una empresa, no gestionando un negocio. Cuando consigue que su creación encuentre un mercado, debe dar un paso al lado a otro perfil. Los managers son buenos gestionando los negocios y optimizan recursos con la oportunidad.

Una economía digital requiere del desarrollo de estos dos perfiles.

CONECTORES

Necesitamos profesionales dedicados a conectar las ideas con la iniciativa, lo público con lo privado, el capital con las necesidades. Sin conectores el desarrollo de la economía se vuelve más lenta. Las conexiones no se pueden dejar en encuentros informales o en pocas manos.

Es bueno recordar que como seres sociales las personas se asocian en grupos por afinidad. Estos grupos generan ‘clanes’, ‘clases’ y grupitos. Lo hemos vivido en cualquier aspecto en nuestras vidas. El grupo, el clan, busca el bien y el beneficio del grupo.

Recordatorio: La función de los conectores es ir más allá del grupo, no convertirse un un grupo en sí mismo.

TALENT MANAGERS

Una economía que no tiene un área dedicada a las personas tiende a la desigualdad. Necesitamos gestores de personas, de sus carreras, de sus inquietudes y sacar el potencial de las personas.

Siempre me ha sorprendido que en las empresas tienen una función de gestión de personas y en los gobiernos no. ¿Quien es el responsable de la felicidad de las personas en un país? Si la responsabilidad está distribuida, sabemos que nadie se encarga.

SERVICE PROVIDERS

Obviamente necesitamos muchos otros sectores activos: sanidad, educación, transporte… Sin la base de los servicios la economía no funcionará.

Viéndolo en perspectiva nos encontramos con un problema ¿y qué hacemos con el resto de la población?  Por un lado, no podemos tener ciudadanos de primera y de segunda, y por otro lado el talento debe sentirse especial y que su esfuerzo vale la pena.

Necesitamos un nuevo contrato social para evitar que haya personas que caigan en la desesperación. La solución no la tengo pero sin este contrato social, donde las personas pueden entrar y salir de la industria tecnológica, tenemos el peligro de caer en los errores de la economía analógica.

¿Cómo se atrae el talento?

Podemos caer en la tentación de que atraer talento se consigue simplemente a través de un equilibro entre la retribución y la calidad de vida que le ofrecemos. Esto sería un tratar al talento de una forma simplista.

El talento no vendrá si no comparte la visión de lo que queremos hacer, si no le aseguramos que tenemos una infraestructura de capital o si no comparte los principios éticos de nuestro país.

Pero tenemos que ir más allá. A veces, el talento tiene sus proyectos y si queremos tenerle cerca tenemos que darle espacio. Tenemos que conseguir ser el espacio para que el talento arranque sus proyectos o si ya los tiene en marcha, los traiga a nuestro entorno.

Es bueno recordar que el talento extraordinario no se quedará para siempre, pero tenemos claro que su aportación puede ayudar a que ese poso quede depositado durante mucho tiempo.

¿Cómo se desarrolla el talento?

Seguro que no os descubro nada nuevo si aseguro que gran parte de los problemas de la economía analógica viene por la decadencia y degradación de la educación a todos los niveles.

Hemos formado a generaciones para trabajo que no existen. Hemos quebrado la confianza de que estudiar te llevará a un mejor empleo y por tanto a una mejor vida. El sector de la educación ha demostrado ser incapaz de abordar el reto que plantea la sociedad digital.

Cualquier ciudadano de Digitalia debería tener acceso a una formación continuada a lo largo de su vida, personalizada a sus capacidades que le permita desarrollarse personal y profesionalmente. 

Necesitamos cambiar las métricas y la certificación de la educación. Una sociedad que aprende y avanza es aquella que publica y mide lo aprendido. Lo que no se mide, suele tender a degenerar.

Necesitamos trasladar el aprendizaje a las empresas. La creación de escuelas de aprendices de las nuevas profesiones se volverá un mecanismo más eficiente que dejar en manos del sector educativo la formación de los trabajadores del futuro.

No es el propósito de este post profundizar en el tema educativo, pero a los interesados pueden profundizar en el tema másters, Educación en la era de las plataformas, El futuro de la educación o retos de la educación del s XXI.

El liderazgo digital

Para llevar todo este plan necesitaremos un equipo de mucho talento, necesitaremos impulsarlo y luchar contra las resistencias que podamos encontrar.

Caemos constantemente en el error de pensar que empresarios de éxito pueden impulsar la transformación de un país. No es cierto, es un sesgo. Los empresarios saben gestionar negocios, y los países no son negocios. Por otro lado criticamos a los profesionales de la política por no ser capaces de gestionar las incertidumbres y los cambios de la sociedad moderna.

Está claro que este modelo importado del mundo analógico no funcionará para la nueva economía.

La economía digital es demasiado importante como para ponerla en manos de humanos. Los humanos tenemos un ciclo de vida limitado, nuestros mecanismos a aprendizaje de los errores del pasado es muy poco eficiente. Los humanos como seres sociales tendemos a favorecer a personas de nuestro entorno, o personas con las que conectamos. El germen de la corrupción y la la falta de ética se basa en la avaricia, la impunidad y la sociabilidad. Por eso mejor que nos gobierne un algoritmo que lo gestione todo.

La principal función del gobierno es crear la infraestructura y unos principios irrenunciables. Si tenemos claro los principios, mejor que una máquina se encargue del cumplimiento.

Trasladar el liderazgo de nuestro país a una inteligencia colectiva basada en el maximizar el bienestar de los ciudadanos que podemos medir en tiempo real, es la mejor garantía de ser eficientes en la gestión.

Los humanos debemos definir los principios, y las máquinas deberían ocuparse del cumplimiento de forma objetiva y por el bien de todos. Esto no implica que el algoritmo manda. El algoritmo ajusta la sociedad en base a los principios marcados y la participación continua.

4. FACTOR ÉTICO

Llegados al SXXI deberíamos ser conscientes que el capitalismo neoliberal a fracasado. La iniciativa de mercado impulsa la desigualdad social, concentra el capital en manos de pocos y genera un impacto en el medio ambiente insostenible. Estamos en medio de una crisis sanitaria, una crisis educativa y se acerca sin dilación una crisis climática. La abundancia en la que hemos vivido en muchos países occidentales nos acerca al colapso.

Como nos están dando la oportunidad de crear un país nuevo deberíamos aprender de los errores y hacer una propuesta que cambie los fundamentos de la sociedad.

Los fundamentos éticos irrenunciables

El impacto de nuestra actividad, de nuestra economía tiene que ir alineado con los objetivos de desarrollo sostenible marcados por la ONU. Si queremos que en el 2030 tengamos un planeta, debemos abordar como país, como empresa y como ciudadanos cómo contribuyes al sostenimiento de la sociedad.

Principio ético fundamental: lo que es bueno para el mundo, es bueno para nuestra economía. Si es bueno para nuestra economía, para nuestra empresa pero no ayuda al planeta, no mejora un objetivo de desarrollo sostenible, entonces mejor no hacerlo.

Toda actividad de las personas, organizaciones y de las empresas debe ayudar en alguno de los 17 objetivos del desarrollo.

Principios de ética digital

El siguiente elemento dentro de la cadena de principios categórios de nuestra ética tiene que estar asociada a la irrevocabilidad de que Internet es un servicio público.

Como economía digital nos preocupa poner en manos de empresas sin principios éticos un bien tan preciado como Internet. La ventaja competitiva de un país depende de la infraestructura, la conexión y los servicios dentro de la red por ello debemos garantizar la neutralidad de la red.

Los retos que debemos abordar como sociedad digital son:

1- El ciudadano Digital.

La lógica digital ha transformado el rol del ciudadano. No se trata simplemente de un usuario del estado del bienestar y un contribuidor económico con sus impuestos. El ciudadano digital tiene el derecho a participar, a gestionar su identidad y al máximo respeto de su privacidad.

Una cosa son derechos otra deberes. el ciudadano digital tiene el deber de mejorar la sociedad a través de su participación activa al detectar errores y aciertos del sistema.

2. El principio de la integridad la información.

El estado debe garantizar el acceso a la información útil para la ciudadanía, con transparencia y fiabilidad. Cualquier entidad o persona que utilice la información con el ánimo de manipular, o mentir con intención se expone a ser sancionada en caso de no realizar rectificaciones públicas y visibles.

Los políticos, periodistas y responsables de las empresas quedan expuestos a un certificado de fiabilidad de lo que comparten por ser generadores de opinión.

Una sociedad bien informada, es una sociedad soberana.

3. Brecha digital

La brecha digital es la mayor fuente de desigualdad de una sociedad digital. La lucha contra la brecha digital debe ser una prioridad. Los ciudadanos deben tener acceso a hardware, software, conexión y formación para su desarrollo personal y profesional. El estado debe de garantizar la máxima igualdad digital .

La certificación ética

Está muy bien hacer recomendaciones éticas, pero en un mundo como el actual debemos hacer que sean de obligado cumplimiento. Como ciudadano, como empresa o organización debería tener un rating de cual es mi nivel de cumplimiento.

El rating de cumplimiento es una certificación de tus contribuciones demostrables. En base a tu nivel de certificación tendrás un tipo de presión impositiva más alta o menos alta.

Tengo el convencimiento de que el mejor mecanismo para asegurar la ética es crear una cultura de respeto, que combine una educación ciudadan con sistemas tributarios que la aseguren.

Ideas fuerza de la economía digital

Creo que ya he sacado muchas cosas de mi cabeza y le he dado forma a muchos pensamientos que tenía desordenados. Como ejercicio creo que me ha sido útil para marca una serie de conceptos fuerza.

1. La ecuación de los factores de la economía digital

Necesitamos tecnología, la tecnología necesita capital, el capital desarrolla proyectos que atrae al talento, que se quedará si comparte nuestros principios éticos. Parece sencillo, ¿no?

2. Sin industria no habrá economía digital

Una economía digital no se basa en software, se necesita una infraestructura de hardware. Esto no va sólo de que pongamos a todos los chavales a aprender a programar. Necesitamos ingenieros, profesionales de telecomunicaciones y expertos en negocios. No solo gente que pique código.

3. El factor multiplicador es el talento

El recurso escaso es el talento pero este necesita de proyectos, infraestructura y capital. Cada persona tiene un talento y debemos ayudarle identificarlo y puesto a trabajar por su bien personal y como sociedad.

4. Necesitamos una visión digital

Nuestro presente se come nuestra capacidad de imaginar mundos. El imaginar un país digital nos ayuda a trasladar los conceptos a los negocios. Mucho de lo explicado nos aporta luz sobre la visión que tenemos a largo plazo. La pregunta a hacer a muchos directivos sería: ¿Cómo será tu empresa de aquí a 30 años?

5. Tributación sostenible

El debate sobre los impuestos está fuera de las conversaciones sobre la sociedad digital cuando en realidad es transformador y acelerador. Asociar tributación al cumplimiento ético me parece un camino interesante para asegurar la sostenibilidad de nuestro país.

Espero que os haya resultado interesante.

¿Te aviso por e-mail cuando vuelva a publicar?

Posts relacionados

Titonet