El tiempo y las decisiones

Cada día tomamos decisiones. Esas decisiones necesitan tiempo para conseguir su propósito.  

Anes de tomar la decisión, has tenido que dedicar tiempo y energía para compartir y consensuar las decisiones con otras personas. En el mundo profesional, a parte de los implicados, tenemos que convencer a los ‘jefes’, los que se asumirán la responsabilidad en caso de que no funcione. 

Para poder convencerles hemos dedicado algo de tiempo a diagnosticar el problema y la mejor solución

Mientras tanto, el problema tiene vida propia. Cuando más tardemos en tomar una decisión, más crece. 

En el mundo de las decisiones y de los problemas, todo es una cuestión de tiempo.

Paso1: El germen del problema

En el mundo de la empresa, la gran mayoría de problemas no surgen de la noche a la mañana. Hay un tiempo donde el problema se germina, va tomando forma. Adquiere una inercia.

Los problemas tienen vida propia.

Durante este tiempo, el germen puede pasar desapercibido, pero en la gran mayoría de ocasiones lo vemos venir. Simplemente no es prioritario. Hay otras cosas que atender. No está en el listado de cosas importantes. 

Paso2: Diagnóstico

Desde el momento que eso ocurre, lo empezamos a diagnosticar. Empezamos a pensar en sus causas, sus responsables, sus posibles soluciones.  Sólo son problemas, si le ponemos nombre. 

Un problema pasa a serlo cuando cuando le ponemos nombre.

Diagnosticar requiere de tiempo para pensar bien y conseguir datos. Todos sabemos que un buen diagnóstico es la mitad de la solución. Por eso un buen diagnóstico busca datos, busca caminos y plantea escenarios. 

Un buen diagnóstico es la mitad de la solución.

Paso3: Tiempo de convencimiento

Hay un momento en el que tenemos clara la solución al problema. Una decisión, marca un camino, se basa en datos y escenarios

En la vida profesional las decisiones toca compartirlas. Con las personas a las que le afecta. Con los que dirigen. El tiempo necesario para convencer está relacionado con dos variables clave: la posición relativa de importancia y la confianza en quien hace el diagnóstico. 

Quien confía deja hacer.

Paso4: La ejecución

Por fin, la decisión se lleva a cabo. La peor decisión, siempre es la que no se toma, simplemente porque deja que el problema siga con vida.

Las decisiones son caminos, por eso se corrigen, se matizan. Decidir es tomar acción, es orientar lo que se hace con una intención. Por eso la solución muta, se reinventa. 

Las decisiones necesitan tiempo 

Los que ejecutan la decisión tienen que estar convencidos y ser capaces. sino crearemos un problema nuevo.

Las reglas de las decisiones buenas decisiones

REGLA1 – Diagnóstico > Convencimiento

En las empresas que se orientan a que ocurran cosas, la energía puesta en el diagnóstico es mayor que en el convencimiento. 

REGLA2 –  el tiempo se come al diagnóstico

La decisión puede haber perdido sentido si el tiempo entre el diagnóstico y la decisión es muy grande

REGLA 3: El dato define el problema

Las decisiones se basan en datos del problema. Encontrar los datos del problema, dan forma a la solución. Solo el dato correcto ayuda a entender la raíz del problema. 

REGLA 4: El tratamiento modifica la enfermedad

Las soluciones van mutando al tener contacto con el problema. La razón es que el problema tiene vida propia. Por eso la solución necesita tiempo.

Nota mental: el diagnóstico 100% preciso no existe, ya que el problema muta al tomar una decisión.

¿Te aviso por e-mail cuando vuelva a publicar?

Posts relacionados

Titonet