16 aprendizajes del 2016

aprendizajes 2016

 

La exigencia derivada de crear Foxize ha provocado que no tengo excesivo tiempo para actualizar este espacio personal. Esto no significa que no haya escrito cosas (post en blog de foxize: referentes digitales  / características de emprendedores) y que tenga nuevos aprendizajes ?. He desarrollado nuevos modelos de los que me siento profundamente orgulloso, pero aun no he podido empaquetar estos conocimientos para compartirlos.
.

La falta de tiempo no me exime de la necesidad de recopilar aprendizajes y compartirlos en este espacio. Es por ello que voy a intentar hacer de forma simple una recapitulación de los conceptos fuerza aprendidos durante 2016, cada uno de ellos da para una explicación en profundidad.

.

APRENDIZAJES DEL 2016

#01 – La experiencia educa
Asistimos a la dictadura de las experiencias. Todo acto de consumo genera opinión, todo lo comparamos y a veces las compartimos. Por ello con cada experiencia aprendemos y el aprendizaje provoca comparación. La comparación provoca un incremento de las expectativas y esto genera cambios en los hábitos en las personas. Es por ello que las empresas ya no compiten en categorías sino por las experiencias de sus clientes. Esto es lo que quise explicar en este post

.

#02 – El comprador ha cambiado, se vende igual
Fruto de todas las experiencias, las personas están cambiando sus hábitos en multitud de comportamientos cotidianos. El cambio es lento, poco visible y no cambia a la misma velocidad en todos los sectores de actividad. Lo que me parece es que muchas empresas siguen haciendo negocios de la misma manera y como evidencia podemos mirar hacia los departamentos de ventas, que siguen trabajando de la misma manera.  La orientación al cliente por encima de la orientación al producto es el gran cambio de la era industrial (estandarización) a la era digital (personalización) y esta transición no será nada obvia ni sencilla.

.

#03 – Coste de oportunidad digital
Hay una única ley que mueve en general las empresas: los resultados. Mi sensación es que un número significativo de empresas han aprovechado los años de recesión – desde 2007 hasta finales 2015- han buscado mantener resultados a costa de dejar de invertir en aquello que creo que cambia de forma constante: personas, tecnología, innovación, nuevos modelos de comunicación y nuevas formas de venta. Esta congelación ha provocado que, en cuanto las cosas empiezan a funcionar un poco mejor, tengan que sobre-invertir. A esta necesidad de sobre-invertir la hemos etiquetado como la transformación digital de los negocios. El valor de la inversión en muchos casos es lo no invertido x la velocidad de su sector. Si te interesa lee esto.

.

#04 – La innovación se ha comido al futuro
Vivimos una sociedad que vive al día. Hemos pasado de un mundo complicado pero que podríamos llegar a entender, a un mundo complejo donde todo está relacionado y es casi imposible de entender en su globalidad. Es por ello que se ha vuelto muy difícil proyectar el futuro. La vivencia del corto plazo impide tener una visión y esto afecta a las personas (muchos no entienden que sus trabajos y nivel de vida corren peligro) o las empresas (muchas no ven que su mercado puede desaparecer). Es por ello que existe un hueco entre lo que vivimos que ya no funciona y el futuro que en breve aparecerá. Para leer más sobre el tema, sigue este enlace. 

.

#05 – La velocidad de los negocios
Cada sector funciona a un ritmo diferente. El sector del turismo se mueve a una velocidad diferente de la banca o del gran consumo. Una parte importante para obtener un negocio rentable tiene que ver con entender qué acertar el momento, pero sobretodo entender la velocidad a la que se mueve para poder gestionar las inversiones y no sobre-invertir o infra invertir. Esta velocidad incide de forma directa en la velocidad de adaptación al fenómeno digital. Hemos pasado de un fenómeno transversal a un fenómeno sectorial. Entender de velocidades y entender cómo ha ocurrido en otros sectores para anticipar el impacto en negocio necesario para entender la transformación digital.

.

#06 – La cultura empresarial es dinámica
“Culture eats strategy for breakfast” esta frase mítica de P. Drucker nos lleva a entender la importancia de algo llamado “Cultura”.  A lo largo de 2016 he aprendido que todo cambia, todo evoluciona de forma constante. La cultura de las empresas también. La cultura cambia porque las personas dentro de cada empresa cambian de punto de vista, de parecer, se van, vienen personas nuevas y cada cambio hace evolucionar. Como aprendí hace poco “Lo que no define, no se mide. Lo que no se mide no mejora. Lo que no mejora, degenera”. Creo que las empresas no tienen definida la cultura, no se mide bien y que los cambios no siempre son en la dirección correcta. Mucho que aprender en este área. Si os interesa os recomendaría que miráis el video de cómo gestiona la cultura Uber.

.

#07 – La correlación no implica causalidad
Volveré a sacar a la luz un concepto clave: Pasamos de un mundo complicado a un mundo complejo difícil de analizar y entender. El hecho de que una empresa cierre, no significa que sus gestores fueran malos. Que un cliente no te compre, no tiene igual que ver con el servicio que lo ofreces. Que pierdas contacto con personas, no significa que no te tengan estima. Hay muchos factores en cualquier realidad y aventurarse a opinar en muchos casos es un acto en muchas ocasiones de una cierta irresponsabilidad. Pueden hablar de lo que intuyes, “lo que interpretas” o “lo que te parece”, pero no lo que “es”. Creo que en un mundo complejo no puedes afirmar en muchos casos una única razón por la que ocurren las cosas, eso sería caer en un simplismo que no ayuda a entender la complejidad.

.

#08 – La era de la intromisión
Hace tiempo una amiga diseñadora se quejaba que cualquier persona con un photoshop era capaz de hacer un logo, pero esto no significaba que tenga criterio de diseño. Lo mismo ocurre en educación, consultoría, publicidad, marketing… la gran mayoría de profesiones se ven expuestas al fenómeno del intrusismo. Una persona con ciertos conocimientos puede asesorar a empresas. El que “pueda” no significa que “tenga criterio u habilidad”. Estamos tan expuestos que las líneas de lo que hacen muchas empresas se diluyen en pro de la supervivencia. Es aquí donde hay que tomar una decisión o te especializas o colaboras.

.

#09 – La colaboración es la clave, pero se practica poco
Creo que muchas empresas – sobretodo las más pequeñas- y profesionales no han entendido de que no hay espacio para todos. Es por ello que el estar conectado y desarrollar una red de empresas con las que compartes recursos, clientes y sinergias es la única manera de asegurar la sostenibilidad futura de un negocio. El problema es que para que exista colaboración sistemática se tiene que dar generosidad (renuncias a algo presente por un futuro), visión compartida (objetivos, recursos dedicados y compromiso), comunicación organizada y afinidad entre las personas. Sin estos criterios las colaboraciones no funcionan.  Para profundizar más sobre este tema. 

.

#10 – La tecnología genera obligaciones
La mejor tecnología no es la clave para tener de ventaja competitiva, pero no disponer de ella te asegura una desventaja competitiva. Muchas empresas han visto la tecnología como una tabla de salvación que les acelerará el negocio. Nada más lejos de la realidad. Son las personas y el negocio los que deben mandar a la tecnología y no a la inversa. De hecho ves que en cada vez más empresas la tecnología está generando nuevas obligaciones en forma de nuevas formas de trabajo o nuevas necesidades de capital y eso puede provocar un gran problema estructural en muchos negocios en el futuro.

.

#11 – Faltan preguntas, sobran datos
Después del calentón del “Big data”, ahora vendrá un nuevo término de moda. Pero lo que sí que me deja es que la tecnología para tratamiento de gran cantidad de datos será cada vez más accesible, pero las empresas sufren un déficit alarmantes de personas con capacidad de hacer preguntas relevantes y críticas (p.e. ¿CCuál es el fenómeno que haría que tu empresa mañana desapareciera?) y les faltan modelos colaborativos para poder conectar sus preguntas a los datos de terceros. No es un problema de tecnología, es un problema de visión y de estructura de negocios.

. 

#12 – Re formulando la transformación digital
Uno de los grandes temas que hemos abordado en los últimos años ha sido la adaptación de las empresas al fenómeno digital o transformación digital. Este proceso de adaptación creo que ha obligado a una revisión de cómo muchas empresas hacen negocios, lo que ha revisado planes, a creado estructuras internas nuevas, nuevas relaciones con otras empresas y va a obligar a repensar muchas cosas que hasta ahora se hacía por dinámica. Lo que me parece interesante a reflexionar es ¿Qué haremos cuando esto acabe? Las organizaciones son especialistas en crear estructuras que después generan dependencia. ¿Es ese el fin último de la transformación? ¿Quien des-transformará a los transformadores? Algo para re-prensar & reflexionar

.

#13 – Comer bien o hacer dieta, profesional
La gran mayoría de profesionales siguen trabajando de la misma manera que cuando acabaron sus estudios, a pesar de que el mundo del trabajo ha cambiado de forma radical. Nuevas habilidades como la gestión de la información, la creatividad, uso de herramientas tecnológicas, modelos de comunicación cambian la productividad de las personas. A pesar de esto, las empresas y las personas por propia iniciativa no se actualizan. Estamos habituados a hacer dietas remedio – y los masters son el máximo exponente – cuando necesitamos aprender de forma continuada. Este es el principal reto para los profesionales en el exigente contexto de la sociedad de la información. Igual una buena manera de empezar es hacer un auditoría de tus conocimientos.

 

#14 – La privacidad y la nueva sociedad
Nadie se comporta igual cuando se siente observado. La gestión de tu privacidad (aquello que te define como individuo) será uno de los pilares de la construcción de la sociedad del mañana. Como profesional digital considero que es en los derechos a la privacidad donde hay que activarse y organizarse ya que es tema será capital para el futuro personal y profesional de mis hijos. Profundizar, garantizar y asegurar la privacidad no debería ser un tema para personas con recursos sino un derecho fundamental. 

.

#15 – La soledad de la libertad
Lo dijo Alfons Cornella en una entrevista y es de esas frases que te quedan grabadas: “el precio de la libertad es la incertidumbre”. Como empresario he desarrollado una habilidad por resistir todos los imprevistos que recibes de forma constante, los desengaños y la realidad de que la gran mayoría de personas miran por su propio interés. Es por ello que estás sólo. El único apoyo será tu entorno cercano que lo vive y algunas personas que de manera temporal entrarán y saldrán de tu realidad. Estar solo y expuesto a la incertidumbre, esa es el verdadero precio de la libertad.

.

#16 – Conócete a ti mismo
Una de las grandes mejoras que tenemos con el acceso a tanto conocimiento es que tenemos acceso a muchos modelos para aprender. Últimamente de los que más me han cautivado es la cantidad de herramientas que tienes para conocerte mejor a ti mismo. Puedes aprender de tu carácter, de cómo piensas, de por qué piensas al mismo tiempo… Me parece fascinante la mejora que experimenta tu equilibrio a medida que profundizas en este tema.

Este es el resumen de aprendizajes del 2016. Espero que alguno os haya resonado.