¿Cual es tu método de trabajo?

Una vez conocí al dueño de un restaurante que me explicó que cuando tenía que fichar a un nuevo cocinero para su restaurante, sabía en menos de 5 minutos si era buen cocinero o no. La forma de saberlo era simple. Le pedía que preparase un plato y él, mientras tanto, se quedaba observando cómo el chef cogía el cuchillo, cómo cortaba las verduras, cómo organizaba las sartenes, dónde colocaba los platos. En realidad, no tenía nada que ver con la creatividad, con el sabor o lo bien que adornaba el plato. “Es la metodología lo que te permite distinguir a los buenos de los otros”, decía.

Ocurre lo mismo en el mundo del marketing. Hay profesionales con método y otros sin él. Los que tienen método hablan un idioma y los otros otro. Los que tienen método saben que la marca no es necesariamente lo que promulga el Power Point. Los que tienen método saben dibujar un proceso de creación de marca y no se limitan a inventar un logo para después solicitar a una agencia que les diga los valores que tiene la marca. Los que tienen método saben preparar un briefing para conseguir sacar el máximo provecho a las agencias. Los del método saben que antes de arrancar un proyecto, el proceso y los pasos que se van a seguir son la clave para el buen resultado. Los que tienen método saben crear un concurso de agencias justo, establecen los criterios de selección y no se dejan llevar por amigismos o improvisaciones subjetivas.

Los otros, los que no tienen método hacen otras cosas. Saben que éste es un mundo muy revuelto y les interesa que no haya transparencia. Saben de la importancia de su colección de tarjetas y también que pueden vivir de los contactos que tienen. Saben que lo importante es el día a día, no el año a año. Saben cómo uno debe cubrirse la espalda y guardar el sitio. Creen que lo importante no es la forma, sino el resultado. Saben cuándo es el momento de cambiar de gorra. Los que no tienen método confunden términos, no priorizan, no generan eficiencias. Son más listos que inteligentes.

No obstante, distinguir entre ambos resulta sencillo: observa cómo definen los procesos de trabajo, observa sus documentos, pregunta por la semántica de conceptos básicos, mira cómo gestionan las reuniones. A partir de ahí los podrás distinguir. Es simplemente una cuestión de observación. Y creo que es importante hacerlo, ya que os puedo asegurar que los primeros son la base de la innovación, del futuro, de la creatividad, del negocio, del crecimiento. Los segundos, todo lo contrario.

En tu opinión,  ¿cuáles crees que predominan en el mercado, los del método o los que no lo tienen?

Posts relacionados

15 Responses
  1. Creo que dependiendo del mercado al que nos refiramos podremos encontrar unos u otros…

    En un mercado sectorial público (como p. ejemplo algunos funcionarios) la doctrina del método brillará por su ausencia, y se parecerá más a la descripción de “los otros” que decías en tu post.

    Ahora bien, en el mundo del márketing… Tengo poca experiencia y me queda mucho por aprender. No puedo decir si hay más de unos u otros.

    Pero lo que sí se es que aquí la educación hace mucho. Mucha gente carece de método simplemente porque lo desconoce, porque la tradición profesional en España sigue siendo la del “listo” antes que la del “inteligente”. Sigo viendo un gap tremendo entre la universidad y el mundo laboral…

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: . . Una vez conocí al dueño de un restaurante que me explicó que cuando tenía que fichar a un nuevo cocinero para su restaurante, sabía en menos de 5 minutos si era buen cocinero o no. La forma de saberlo era simple. Le pedía…..

  3. El método… como me gusta este post y esta discusión.
    Yo creo que estoy en el grupo de los del método y también que la mayoría no lo tiene. Pero el tema está en el cliente ¿Quiere un método o un logo? ¿o una página en el feis?. Y ahí es donde se rompe todo. No se come del método o dicho de otro modo, el método quizás lo compren la mayoría de las empresas grandes, algunas medianas y casi ninguna pequeña. Lo compra quien tiene dinero y quien sabe la importancia de la planificación y el trabajo bien hecho.

    Pero la mente táctica campa a sus anchas por el mundo en que nos movemos … ya me gustaría llegar a empresas de un tamaño decente o encontrarme con profesionales ejecutivos que no teniendo el tamaño tiene las ganas de hacerlo así… seguro que llegamos a un acuerdo. ¿Cuantas veces hemos hablado de la importancia de la investigación previa? del briefing, de la escucha. Hace unas semanas Pat de Andrés subió un simple pero claro ppt sobre esto (acompañando a un post).

    Yo lo que me encuentro es con clientes a los que les racanea empezar por el principio y quieren saltarse fases iniciales creyendo que tu lo sabes todo sobre la publicidad, Internet, los social media o la comunicación. Como si hacer un video viral solo fuera cuestión de una buena idea y una cámara.

    Pero yo, de momento, no aflojo. Sigo presentando mi método y luchando por hacer las cosas de un modo concreto… aunque eso me sitúa fuera de mercado en la mayoría de ocasiones. A ver cuanto dura.

    Felicidades por el post! ¿no ibas a tratar de escribir post malos? ;-)

    1. Hola David,

      Este era uno de los post que tenía como “de los no muy buenos”, lo siento me esforzaré más :)

      Como hablaba ayer con un amigo, yo también soy de los del método. A veces me paso, lo reconozco. Estuve a punto de titular el post “Los buenos y los malos”, pero después de pensarlo, me gusta el enfoque de enfatizar a los del método.

      Me gustaría creer en la correlación entre gente con método & tamaño de la empresa. Pero últimamente mi experiencia me demuestra que en la capa superior (empresas grandes), cada vez se ve menos gente metodológica. Eso si, creo que independientemente del interlocutor, aquellos que nos dedicamos a vender conocimiento, tenemos la obligación de insistir. El futuro dentro de los servicios profesionales tiene que ver en trabajar metodologías que tengan un resultado real en nuestros clientes.

      Gracias de nuevo por el comentario :)

  4. El método distingue a los profesionales de lo que no lo son. Tener un método de trabajo te asegura que sabes lo que estás haciendo, que sabes porqué haces las cosas.

    Particularmente soy un cliente preguntón, siempre pregunto el porqué de las cosas. Si no saben responderme malo, malo.

    En cuanto al ejemplo, me gusta también uno que contaban Maradona y Stoichkov. El argentino le dijo al búlgaro que sabía en un momento si un periodista amaba el fútbol o no. Cuando aparecieron los medios, les tiró 3 balones rodando. Dos de ellos lo recogieron con las manos y uno con los pies. No hay más que explicar ¿Verdad?

    1. Muy bueno el ejemplo de Maradona. Lo añado a mi listado de anécdotas.

      Sobre lo que dices de las preguntas, a mi no me importa que la gente no sepa. Lo que sí que valoro es que sean sinceros y reconozcan que no lo saben. :)

  5. Has dado en el clavo Fernando. Me he pasado media vida trabajando para PyMEs. En este segemanto el método no importa, aunque trates de explicar la necesidad de realizar un análisis previo que te facilite los datos necesarios para realizar una campaña o construir una marca que obtenga resultados. El método de las 3Bs predomina en el entorno de las PyMEs: Bueno, bonito y barato.

    Personalmente, trato de llevar a cabo una investigación que respalde las propuestas, pero en ocasiones es imposible, porque a veces el cliente se siente reacio a colaborar. Quizás, no por desconfianza, sino porque realmente sólo tiene una idea general de su mercado. El briefing suele ser un estudio de mercado lleno de cifras genéricas o una hoja redactada en cinco minutos que aglutina información poco útil. En sus mentes existe el pensamiento de que es parte de tu trabajo, cuando nuestro trabajo no es generar los datos, sino analizarlos y contrastarlos para aportar soluciones coherentes.

    Sin duda, en el mercado PyMEs predominan los del método de las 3 Bs: Bueno, bonito y barato. Aquellos que venden un logo como si fuera una marca y aquellos que se refieren a su logo como su marca. El mercado está lleno de empresas que no saben lo que son, pero parece que tampoco deseen saberlo.

    Saludos

  6. Me encanta cuando muestras tan claramente algo tan complejo, que exige maestría y oficio. Chapeau por conseguirlo.

    Lo de los profesionales sin método, pues me suena a contradicción, pero hay tantos como el mercado los demanda y consume; sin mas. Mas allá de los comentarios de David y Oscar con los que coincido en muchos términos, creo que este escenario tiene mucho mas que ver con “idiosincrasia” que con “tamaño” : hay pymes que se construyen adecuadamente y medianas que llevan años de penosa gestión.

    Mientras existan necesidades urgentes y culturas de lo inmediato en el tejido empresario, habrán propuestas no metódicas de profesionales no metódicos, y lamentablemente, algunas -o muchas- de los metódicos que deben mantener su línea de flotación.

    Saludos
    Mando

  7. Hola a todos!
    Mil gracias x los comentarios. Mil perdones por el retraso en la contestación, pero ha sido una semana muy apretada. Me gustaría ahora uno por uno comentar algunas cosillas.
    Gracias de nuevo.
    FR

  8. Por algunos mensajes recibidos, creo que voy a escribir otro post sobre los que se pasan de metodológicos y no llegan a nada activable…. :)

  9. Eso… también hay que ser crítico con uno mismo. Pero diles a los “críticos” que escriban aquí… que no nos comemos a nadie. La discusión es una cosa muy buena.

  10. Buenos días,

    Me encantó ver mi nombre asociado a “buena” pero tengo que confesar que a veces, vistos los resultados, podría ser tanto “de los buenos” como “de los otros”, por eso trabajo con método.

    Me da seguridad seguir unas pautas, formarme en los aspectos que tengo que tocar en mis rutinas diarias, intentar avanzarme… porque tengo momentos en que siento la entropía tocándome el cogote y todo el método, la planificación y el gusto por el detalle se me van a freir puñetas.

    Os voy a contar un momento de gloria (no el único).
    – Tarifa de precios del año siguiente: cambio de productos, nuevo diseño (chulísimo y mucho más “friendly”, “esto va a ser la bomba y vamos a vender mogollón, no se va a notar ni la subida”).
    – Pruebas de impresión perfectas.
    – Me llega la versión definitiva de la tarifa y no aparece ni un símbolo de euro en ninguna de las páginas. Estupendo, genial y maravilloso una tarifa sin precios y 2.000 unidades impresas.
    – Estábamos a tiempo de reimprimir, pero optamos por poner una pegatina con algo similar a “todos los precios en euros” y la tarifa no fue la bomba pero tampoco tuvimos reclamaciones ni problemas derivados.

    Para mí, el método y la planificación son lo que minimizan que existan y me salvan cuando hay errores.

    Gracias por el post.

    1. hola Patricia!
      El método sirve para poder aprender. Sin método es complicado el análisis. El método es necesario para mejorar e innovar. Eso si, como se decía en Toyota: una vez ha pasado el tiempo de planificar, no planifiques, actúa.
      Es complicado el equilibrio.

      Gracias x el comment.

Leave a Reply

Titonet