Rompiendo algunos mitos de emprender

En pleno boom del mundo emprendedor creo que deberíamos reflexionar sobre ese nuevo dorado que parece que es montar tu propia empresa y romper algunos mitos sobre los emprendedores. Anteriormente ya he revisado algunos aprendizajes que me parecen relevantes después de una cierta experiencia como emprendedor, pero hoy me gustaría hablar de los cinco mitos de emprender dentro del mundo de las startups y de cómo la formación es clave para el futuro de la cultura emprendedora de un país.

1. ROMPER LA OBSESIÓN POR LA ESCALABILIDAD

El primer mito de emprender es la obsesión por la escalabilidad. La estadística es clara: 1 de cada 10 negocios sobrevive al tercer año de vida. Según algunos inversores, el 20% de sus inversiones se vuelven empresas rentables. El resto son pérdidas. Las consecuencias de esta estadística son que los inversores buscan proyectos que puedan x10. Esto provoca que sus inversiones se dirijan hacia proyectos de alto riesgo: pueden crecer muy rápido, tienen base tecnológica, hay algún referente internacional y que sea re-vendible.

Empresas 1: Muy escalables, Empresas 2: proyectos caídos & Empresa3: Empresa con recorrido

Esta obsesión por la escalabilidad provoca que proyectos viables con cierta rentabilidad, y con una posibilidad de dar trabajo a muchas personas no tengan acceso a financiación. Se trata de proyectos que pueden dar un x2, x3 pero que no son atractivos para la estructura de inversores tecnológicos actuales. Algo que aprendimos del fútbol: hay dos modelos de gestión, el que crea cantera y la desarrolla, y el que paga a estrellas mediáticas para construir un proyecto. No se trata de crear el nuevo Facebook, sino crear la estructura de empresas tecnológicas que permitan la aparición de grandes proyectos mundiales (la cantera). Por eso creo que se abrirá una alternativas de financiación a través del crowdfunding, lástima que falten muchos años para conseguirlo.

La obsesión de la escalabilidad provoca que refresquemos la cultura del pelotazo. Conozco más empresas que dicen que pueden x10, que empresas que hayan conseguido x10 en poco tiempo. Como dice un proverbio chino: “lo que empieza rápido, acaba rápido”.

2. ROMPER CON EL “SE APRENDE DE LO ERRORES”

El segundo mito de emprender es la no entender el coste del error. Estoy convencido de que necesitamos mejorar el ratio de éxito de las startups. Para ello también es importante romper el mito de que el error “mola”. A la que estás en un foro de emprendedores se habla mucho de lo bueno que es el error, de lo mucho que aprende. Parece que si no hay hundido un par de empresas no eres nadie. Pero con este concepto nos olvidamos de un tema: El error es muy caro. Si te lo puedes evitar mejor. Los emprendedores por necesidad no se pueden permitir equivocarse. Necesitan acertar. Los errores se los permiten aquellos que tienen muchos recursos. Para acertar debes de estar formado y con máximo conocimiento.

3. ROMPER CON EL “LEVANTAR DINERO” 

El tercer mito de emprender es la idea de que hay inversores para tu proyecto. En el mundo de empresas Internet nos encontramos con referencias constantes a rondas millonarias de financiación, a inversiones de fondos de capital riesgo, a los millones de Facebook. Estos titulares tienen un efecto llamada. Seguro que más de un emprendedor está pensando “Yo quiero montar una start up porque mola, porque tendré mucho reconocimiento social y porque hay millones de euros esperándome en la cuenta de algún inversor que no sabe qué hacer con el dinero”. Alrededor de esto se ha creado una auténtica industria de la “aceleración”, expertos en crear presentaciones y entrenar a emprendedores para venderle su proyecto a gente con dinero, pero inexpertos en crear empresarios que sean capaces de gestionar un negocio.

La verdad es que parece que muchos emprendedores crean una startup para que alguien invierta, cuando se trata de tener un negocio y para hacerlo crecer, igual conseguir una cierta inversión. Además yo no conozco a nadie que da algo a cambio de nada. Tener inversores implica renunciar a parte del control de gestión. Si tienes el sueño de poder gestionar personalmente tu empresa, tienes que saber graduar el dinero que pides. Pide lo justo, lo que necesites. Esta gráfica me parece suficiente miente ilustrativa y me gustaría llamarle el “corredor de la ambición”.

Lo interesante en “el corredor de la ambición” reside en el hecho de que llegados a una cantidad de dinero, el ritmo al que un emprendedor pierde el control de su empresa se acelera. Por ello muchas veces es necesario graduar la velocidad a la que el emprendedor quiere hacer crecer su negocio. Otra vez: “lo que empieza rápido, acaba rápido”.

4. ROMPER CON “SI QUIERES PUEDES”

El cuarto mito de emprender es creer que con la persistencia conseguirás el éxito. En las últimas charlas, y conferencias que oído hablar de los conocimientos necesarios para emprender parece que con trabajo duro, ser persistente, ser un líder y unas gotas de imaginación, es suficiente para emprender. Grave error. Eso no son conocimientos, son actitudes. En este país lo asumimos que con lo de “echarle un par de huevos” todo es posible. Así nos va. Por ello creo que hay que romper el mito que poniéndole ganas puedes montar un negocio.

Para estructura el conocimiento necesario para ser emprendedor veo necesario disponer completar dos ejes: Conocimiento de gestión de empresa / técnico y por otro lado conocimiento sectorial de la actividad donde se desarrolla el proyecto emprendedor. En función de estas variables podremos situar 4 tipos de emprendedores:

  • Fool: Clásica figura del emprendedor que tiene una idea y se lanza a montar una empresa, sin tener conocimientos empresariales y del sector de actividad donde se mete. 
  • Jump Out: Figura del profesional que después de acumular experiencia en un sector decide que debería montárselo por su cuenta. 
  • Serial entrepreneur: Personaje que domina el mundo de las startup, su forma de financiarlas, forma de validar modelos de negocio y forma de demostrar la viabilidad económica. En general van pasando de proyecto en proyecto de forma constante. Buenos sólo hay muy pocos. 
  • Manager SXXI: Tiene la experiencia del sector y el conocimiento de la gestión ágil de una startup. El perfil indicado para cualquier empresa que quiera ser veloz en el SXXI.

Tu puedes clasificar los proyectos de start up en función del perfil de emprendedor, o la combinatoria que hay dentro del proyecto, pero una cosa me queda clara y es que para que un proyecto funcione es necesario el conocimiento sectorial y de gestión.

5. ROMPER CON LOS EMPRENDEDORES   

El último mito de emprender es hablar tanto de emprendedores. Es necesario romper de una vez con todas con la figura del emprendedor y empezar a hablar de empresarios. Si es mejor, hablar de micro-empresarios. Necesitamos profesionales de la gestión, con un conocimiento técnico de los elementos fundamentales para gestionar los recursos limitados de una empresa. Graduadores de velocidades. Capaces de equilibrar la ambición con los recursos disponibles. No hay nada de malo en ser empresario, aunque parece que ser emprendedor mola un poco más. 

Posts relacionados

28 Responses
  1. Comparto lo dicho por Clara y lo escrito en tu articulo Fernando

    “La obsesión de la escalabilidad provoca que refresquemos la cultura del pelotazo”

    Lo dice todo.

    A por otros modelos pues…

  2. Genial, Fernando.

    He podido poner muchas caras al “fool”, al “serial”, al “jump out”… Managers del S.XXI hay pocos.

    Cometer errores que se llevan los recursos por el desagüe NO mola. Mola más aprender de los errores y de los aciertos ajenos, y para eso precisamente están la formación y la consultoría.

    Comparto plenamente el rechazo por el “culto al fracaso”, y lo hago con conocimiento de causa.

  3. De entrada déjame decir que a mi me gusta, siempre, siempre, ponerlo todo patas arriba y dudar de cualquier cosa. Me parece que es la mejor forma de reflexionar a fondo sobre las cosas.
    En segundo lugar decir que el mundo de Internet está lleno de post con los grandes dogmas del emprendimiento. Algunos dicho por emprendedores de mucho calado. Y dicen justamente las cosas que tu pones en duda. Y creo que seguro que tienen razón, pero es “su” razón. Por eso yo siempre puntualizo en mis post que es mi opinión basada en mi experiencia pero que no es “palabra de niño Jesús”.
    Está clarisimo que para la mayoría de las cosas en el mundo la zona de grises es bestial. Algunas son blancas o negras, pero el 80% son grises. Y en esto casi todo es gris… aunque hay que son de cajón, eh?

    Yendo al grano:
    – Seguro que se aprende más de un fracaso que de un éxito … por puro “acomodamiento”. Pero de ahí a decir que es necesario fracasar hay un trecho. Si te lo puedes evitar, mejor.
    – Del levantar dinero ya no estoy tan seguro… pero sí esto seguro que lo pequeño también es bonito… y más divertido. Eso sí, hay que levantar pasta si quieres hacer cosas muy grandes. También de ahí a decir que o levantas mucha pasta o eres un mindungui pues como que no. Además yo soy un firme defensor del nicho y la especialización que por definición son pequeños.
    – Lo del si quieres puedes sí que es una cosa que me saca de quicio. Ya lo dije en mi post de la semana pasada: no por vender fregonas serás un gran vendedor de seguros. No es suficiente con querer… se necesitan muchas más cosas. Ahí sí que la cagan muchos emprendedores.
    – Y lo de la escalibilidad pues no sé que decir…. me parece que es más una obligatoriedad de los inversores y BA que una obsesión del emprendedor. Pero no tengo suficiente info para opinar.

    Para terminar solo diré que me parece que en esto de los negocios, los lanzamientos y los emprendimientos no se puede ir con reglas muy fijas. Basicamente porque el “éxito” depende de muchos factores y el entorno en general (clientes, competencia, etc..), por definición, es cambiante. Cada empresa y proyecto es un mundo y fuera de las cuatro reglas básicas, el resto es o un prueba/error o un mirartelo con mucho cariño. Así que la otra regla que sí es básica es la adaptabilidad. No os parece?

    1. Como te he dicho te dejo para el final, ya que tengo que leer bien tu post/ comentario ;)

      Cierto que no existen dogmas y cierto que hay demasiado gris, cierto que cada proyecto es un mundo, que no podemos asegurar el éxito…. pero… creo que hay un conocimiento técnico que no admite discusión. Managment es una ciencia social y muy opinable, pero después hay herramientas técnicas que se están dejando de lado por una cuestión de moda. Veo fundamental incrementar el conocimiento técnico y sectorial.

      Sin ese conocimiento, sin esas herramientas, el % de fracaso está asegurado.

      Para ejemplificarlo me gusta últimamente poner el ejemplo de “pesadilla en la cocina”. Es un reallity donde un cocinero (técnico) revisa negocios. La sorpresa es que gran parte de ellos no tiene conocimiento empresarial (no saben lo que ganan x plato) y pocos del sector. Me parece una foto realista de la realidad del emprendedor en España. Hace unos años se montaban chirinhuitos en la playa y ahora startups.

      Creo que es necesario dejarse de grises :)

  4. Escelente artículo Fernando:
    Esto del “si quieres puedes” o del “querrer es poder” es mala filosofía que intentan vendernos todos los días, previo a ello hace falta formación, más formación y prácticas. Lo contrario es apostar por el fracaso. Pero hoy en día cualquiera monta blogs de cualquier tema y así nos va a todos…
    felicitaciones…

    1. Hola Txema,
      a mi me lo explicó un amigo deportista: por mucho que entrenes, nunca bajarás de 9,38″ los 100 metros. Tu cuerpo no puede. Así que ojo con las metas que ponemos o básicamente tendremos una sociedad frustrada por sueños no alcanzados.
      Gracias por el comentario :)

  5. Fernando, me ha encantado y no puedo estar mas de acuerdo en todo. Especialmente, por destacar un punto, el cuarto. Sin la cabeza y la gestión, te llevará a cometer muchos de los errores de los puntos anteriores. Un abrazo,

    Javier

  6. De 100 posts que hay hablando de emprendedores, éste se enfrenta a todos ellos, y solo. Solo ante el peligro.

    Yo debo ser de los “fool”, porqué reconozco que me faltan conocimientos y a lo mejor no conozco al 100% mi mercado. Pero debía hacerlo. Debía arrancar mi proyecto por varios motivos.

    Mi proyecto va “increscendo” con mi formación y viceversa…

    Ahora, como bien dices: una cosa son las actitudes y otras las aptitudes. Se debe conocer las dos vertientes de cada uno.

    Un post muy realista que puede provocar algun que otro “no amigo”….

    Saludos,

    Miquel

    1. No creo que se trate de ir en contra de nada. Probablemente no lo guste este post a emprendedores que aseguran que su proyecto se x10 en pocos años. Puede que alguno tenga una posibilidad, pero la mayoría es falso.

      Yo he intentado compartir mi experiencia… he sido emprendedor fool. Me he arruinado. No estaba preparado. Ahora con 15 años de experiencia siento que es mi momento. Por mis conocimientos, por mi experiencia.

      Mucha suerte con tu proyecto. Sobretodo aprovecha todo el tiempo sobrante (ese que parece que no existe) para capacitarte. Tu proyecto lo agradecerá.

  7. mia

    si t’has quedat sense feina et diuen que siguis emprenedor… que qui vol pot…
    n’estic farta de tanta mentida, no tots podem, n’hi ha que som productors, no gestors.

  8. Muy buen artículo Fernando, creo que este enfoque mira mucho al futuro. Además no debemos olvidar que este “movimiento emprendedor” está resultando ser en algunos aspectos una moda. Ni a todos les queda bien ni debe tomarse como una pauta a seguir en muchos casos. Por otra parte, estoy muy de acuerdo con “el mito de que el error “mola””, los errores se pagan muy caros. La clave es “acertar” pero claro, no todos los que tienen una sola oportunidad lo ven de esa manera.

    Saludos desde Chicago.

  9. Ah! y me dejé (te dejaste) una cosa más típica de todos estos mitos. Es el clásico “rodeate de gente positiva que solo te de buen rollito”. O sea, quiere decir gente que solo te dice lo que haces bien, lo guap@ y alt@ que eres y no dice nada “crítico”. Pues tampoco, es necesario tener alguien al lado que también te centre, porque si solo recibes palmaditas en la espalda y elogios es probable que acabes “borracho” de éxito antes incluso de que llegue tal éxito. ;)

    1. Un cierto equilibrio está bien. Lo que sí que me parece relevante es conseguir tener contacto con gente “fuera” del sector. Son los que te darán visión objetiva. Yo lo tengo como parte de mi rutina y me ayuda muchísimo a tener otro punto de vista.

  10. Tremendo, la realidad y los pies en el suelo son fundamentales, y COMPATIBLES con el optimismo que imprimen los artículos sobre emprendimiento en Internet (que arrasan en número a los que son cómo éste).

    La necesidad de cambiar los modelos debería marcar a todo el que tenga un proyecto de empresa, o al que necesite reestructurar la suya y lo de ser consciente de que “lo que empieza rápido, acaba rápido” …grabado a fuego debería estar.

    Como bien comentas, sin la conjugación de actitud, con conocimientos de gestión y de sector no existirán posibilidades de afrontar el mundo empresarial.

    Enhorabuena.

    Un saludo desde el Mercado de la Incertidumbre

  11. […] de leer una buena entrada de Fernando de la Rosa en Titonet. Según Fernando parece que “Con trabajo duro, ser persistente, ser un líder y […]

Leave a Reply

Titonet