La Privacidad: Definición y Modelo de Gestión

Privacidad

Uno de lo los factores más comentados sobre la digitalización es el impacto sobre la privacidad. De hecho no paramos de ver ejemplos de casos la utilización de servicios digitales impactan en la vida privada de las personas. Creo que es necesario revisar el concepto y sus implicaciones, ya que creo que hay muchos elementos a matizar.

Definiendo privacidad

Hay un dicho chino que habla de “si no quieres que algo se sepa, no lo hagas”. Creo que todo ser humano tiene derecho a reservar elementos privados para poder desarrollarse sin tener que ser de dominio público, siempre y cuando no vaya en contra de leyes o los derechos de otras personas. Todas las personas tienen pensamientos impronunciables, defectos, vicios que les ayudan a constituirse como personas y confirmar su identidad, que no tienen porque ser de dominio público por los que además sean juzgados. 

Desde mi perspectiva, me gusta asociar la privacidad al derecho del individuo en la gestión activa de su intimidad, de lo que quieren que quede en privado y lo que quede en espacios públicos. El derecho a la privacidad choca de bruces con el desarrollo de las tecnologías de la información. La tecnología, registra las acciones que realizas y no distingue si son elementos íntimos o no. Lo que haces con tu ordenador queda registrado en tu ordenador, lo que haces por internet queda registrado en internet, lo que haces cuando paseas con tu móvil queda registrado. Puedes haber dado permiso para que así sea o no pero lo cierto es que la gran mayoría de tus acciones generan datos que son y serán utilizados por corporaciones. 

Definiendo espacios públicos y privados

El derecho a la privacidad implica la defensa de aquello que no queremos que se haga público y lo que no. Este derecho choca con cómo la tecnología ha llevado todos los ámbitos a un espacio público. Dos ejemplos muy simples: 

Ejemplo1: ¿Facebook es un espacio público o privado? Depende. La privacidad en Facebook se puede gestionar pero no de forma completa ya que no es posible el uso privado 100%.

Muchos servicios que existen en la actualidad utilizan los datos para personalización de servicio o utilización publicitaria. Este valor de lo privado supondrá en muchos casos un gran negocio. El ejemplo más extremo y últimamente muy mediático está en el cobro que se hacía en el servicio de Ashley Madison a los usuarios que querían que su perfil desapareciera de su empresa. Pagar para que borren tus datos o para que no los usen será “el nuevo lujo en la era digital”.

Mi opinión es que no debería de ser un lujo, sino que debería ser un derecho. Yo quiero poder decidir que es lo que las empresas pueden hacer con los datos que genero. Sé que las empresas abusarán de los datos, los utilizarán más alla de los usos que he cedido, por ello, antes de que ocurra, creo que es responsabilidad de todos reclamar por el derecho a la gestión de los datos individuales. 

Ejemplo2: Estás por la calle y estás discutiendo con tu pareja. En ese momento alguien te graba con su móvil y lo publica en las redes sociales.

Un acto personal, en un espacio público ¿Tiene derecho a gestionar ese contenido? En algunas ocasiones se ha hablado de “depende del uso que se haga”. La gestión y publicación debe respetar una serie de reglas como el afán de lucro, el derecho al honor o a la información. Veremos como el derecho a la privacidad chocará y estipulará nuevas reglas. 

Modelo de gestión de la privacidad

Saber diferenciar entre lo público y privado es una necesidad de los individuos en la era digital en la que estamos inmersos, pero es que además debemos saber diferenciar entre los espacios personales y profesionales. Ultimamente veo muchos ejemplos de políticos que haber compartido un comentario personal en un espacio público les ha provocado serios problemas en su carrera. Si eres un sirviente público, deberías de entender que tu opinión personal será utilizada. En mi caso me ayuda el siguiente esquema: 

Privacidad-2

La gestión de estos cuatro cuadrantes en una competencia profesional imprescindible para cualquier profesional que quiera trabajar en esta época.

Algunas reflexiones

  • La marca personal dentro de entornos corporativos – Algunos profesionales se han apoyado en tener acceso a mucha información confidencial que al compartirla les ha construido marca personal. Creo que este espacio cada vez será más limitado. Muchas empresas tienen normas rigurosas sobre qué compartir y lo que no a sus empleados. 
  • Monitorizar es aprender – He visto a muchas empresas retrasmitir en twitter su convención de ventas, cuando se trata de elementos confidenciales que no deberían de compartirse en un espacio público. Esta dejadez, en muchos casos no se aprovecha desde la perspectiva de competencia. Pocas empresas siguen al detalle de lo que hacen sus competidores y las personas que trabajan en ellos. Están muy ocupados con lo suyo. 
  • La descontextualización digital: Se suele compartir aquello que es “moneda social” que interesa a un red pública y que puede ser compartido.  La dificultad que podemos encontrar es la descontextualización que provoca lo digital. Una foto fuera de contexto en un espacio digital público puede generar muchos problemas para el desarrollo profesional de una persona. 
  • Tendencia a lo privado. Hay un cambio grande en los últimos dos años de las conversaciones en twitter y facebook a redes algo “más privadas” como whatssup. A pesar de esa traslación de gran parte de las comunicaciones queda por ver cual será el sistema que utilizaremos cuando queramos comunicarnos con 100% de privacidad. 

Espero que os haya parecido interesante. 

Actualización: Mi amigo @lgarcia de @SocialMood, me envía este video que creo necesario para complementar este post.  Imprescindible