¿A qué te dedicas hijo?

El otro día me encontré corrigiendo a mi padre. Estábamos hablando y me soltó una de sus frases “Vuestro negocio consiste en vender humo”. Yo le repliqué, “No, yo me dedico a hacer crecer el negocio de mis clientes”. Después de años en la publicidad y la comunicación, eso es lo que deberíamos de contestar todos, agencias, medios y cualquier agente envuelto en el sector.

Para ayudar a hacer crecer el negocio de mis clientes tengo que entender de qué va su negocio, saber donde están sus preocupaciones, sus problemas reales. Hacer preguntas, muchas preguntas. Preguntarle por ventas, por distribución, por su relación con otros departamentos, por los frenos culturales de su empresa. Preguntar por qué me pide lo que me pide. A muchos les sorprende las preguntas, pero el resultado de las preguntas es un mejor servicio, una mayor implicación y unos mejores soluciones. Creo que es necesario corregir muchas cosas de nuestro sector. No vendemos humo, no hacemos cosas creativas, por la belleza estética de hacerlas. Nosotros somos una herramienta para solucionar problemas de negocio. Una parte imprescindible en este momento y no una línea del Excel que tenemos que reducir. Creo que el sector a vivido demasiado tiempo sin tener que interesarse por el valor de lo que hacemos. Y por eso me va a costar convencer a mi padre que su hijo no vende humo.