¿Quién tiene miedo aquí?

Por todos es sabido que frente al miedo, a la amenaza, el hombre reacciona. Es genético. Muchos lo hemos entendido de adultos gracias a documentales o libros donde te enseñaban estrategias políticas para adoctrinar a una población desinformada y poderla dirigir hacia donde interesaba al dirigente de turno. Términos como “el eje del mal”, grandes frases como la de “estás con nosotros o contra nosotros” nos han ayudado a entender esas formas de manipulación.

.

Pues bien, muchas de las empresas que venden servicios profesionales dentro del ámbito digital están utilizando esta estrategia del miedo para vender sus servicios. Yo les llamo los talibanes digitales. A ellos va dedicado este post.

.

El miedo no lo tienen los empresarios, ni departamentos de marketing. No tienen miedo al cambio. El miedo lo están creando ellos, los talibanes. Estoy harto de oír frases como “Hay dos tipos de empresas, las que han tenido una crisis de reputación y las que las tendrán”. Parece un salida de los mejores tiempos de Bush, hijo. Se trata de crear miedo para que les compren sus servicios. ¿Pero sabes qué? el miedo, en verdad, lo tienen ellos. Tienen miedo y por eso se dedican a crearlo.

.

Parece que no nos demos cuenta de que estos “profesionales” están hundiendo el sector. Lo están inflando. Generan burbujas. A base de crear miedo provocan dos reacciones, una a corto plazo y la otra a largo plazo. A corto les comprarán sus servicios. A largo, cuando se den cuenta que no era para tanto, los clientes reaccionarán con rabia y los que tendrán una crisis de reputación serán ellos.

.

En lugar de cultivar el miedo, deberíamos de cultivar el sentimiento contrario. Positiviza. Crea amor. Demuestra que lo digital dará amor a tus clientes que trabajarán de forma más eficiente, conseguirán mejores resultados. Esto es actuar con responsabilidad. Preocuparse del desarrollo del sector. Y no vender ni humo ni motos, los grandes activos vendidos en los últimos tiempos.

.

No dejes que te contagien el miedo.

El amor siempre ha vencido al miedo.