¿Qué es Social Business?

coworking

Os dejo mi aportación al documento colaborativo organizado por Foxize School sobre el impacto del llamado Social Business. No os perdáis el resto de aportaciones. Algunas brillantes.

 

El boom de las redes sociales ha servido para crear un nuevo marco de referencia entorno a lo “social”. En resumidas cuentas, se trata de empezar a darle importancia a la sociedad y a las personas en algún lugar de la ecuación de las empresas. El resultado es que asistimos a una auténtica redefinición de la visión de algunas empresas, pero no nos engañemos, hoy por hoy son solo unas pocas.

Las empresas con visión de futuro incorporan en su ADN la necesidad de considerar a las personas y sus opiniones como fuente primaria de información e inspiración.

En España, las empresas que ya han hecho sus primeros pasos para integrar lo “social” en su día a día, provienen principalmente del sector servicios. Muchas de ellas aseguran que el cliente satisfecho proporciona crecimiento futuro gracias a su supuesta recomendación. Este análisis, desde mi punto de vista, es necesario y proporciona una fuente fresca de información, poco distorsionada. De hecho, motiva a la empresa a desarrollar y mejorar sus canales de comunicación “sociales”. No obstante, también existen peligros. En algunos casos, la comunicación directa e inmediata con el cliente puede llevar a una cierta “esclavitud”. Por ejemplo, cuando recibimos un tweet / mensaje / post negativo, saltan todas las alarmas en la empresa. Una clara sobre-atención por algo que no deja de ser un comentario.

Pero también existen empresas que no ven necesario darle al consumidor, o mejor dicho a su opinión, excesivo peso en su estrategia de negocio. Las causas pueden ser varias, pero supongo que la mayoría intenta mantener un cierto control de los mercados en los que ejercen. Gas Natural o Endesa son empresas donde el consumidor está más bien en la periferia que en el centro, por situarlo en algún lugar de la ecuación. Su relación con la sociedad ya está cubierta por determinadas áreas como, por ejemplo, el departamento de responsabilidad corporativa que se ocupa de ciertas actividades de la empresa, de manera casi propagandística.

En resumen: Ni tanto, ni tan poco. Creo que estamos asistiendo a un gran cambio de contexto en los negocios. Y para mí esto es esperanzador. Las empresas tienen la oportunidad de “devolver” algo de lo que reciben de la sociedad. Es más, la sociedad estallará en algún momento si no lo hacen. Debemos encontrar el equilibrio de ese “social business”, por ello mi preocupación no está en el “qué”  sino “cuando”. ¿Faltarán 30 años como anunció Genis Roca? Espero que no.

 

Os recomiendo que le echéis una ojeada al documento colaborativo.