La Administración espanta al talento


En el sector privado se habla de que la crisis hace una selección natural de empresas grandes vs pequeñas, las ágiles vs las lentas. En el caso de la administración todos coincidiremos que es grande y lenta. Esto implica que ahora debería de sufrir una transformación, pero esto no es así y son varios los factores que frenan este proceso. Los criterios de decisión no están siempre alineados con el mercado. Los procesos de aprobaciones son extremadamente difíciles y existe excesiva incertidumbre. El trabajo de departamentos impulsores de cambio dentro de la administración se encuentra con excesivas dificultades y celos. El proceso de atracción de talento es desalentador. Los procesos concursares son extremadamente largos. Las condiciones económicas de pagos, no están alineadas con la realidad del mercado.
Con este panorama esta claro que trabajar para la admisitración no es para cualquier agencia. Se necesitan recursos para financiar procesos concursales eternos y con pagos a lago plazo. Una vez hecha esta criva viene la más dura. La que tiene que ver con el futuro desarrollo del sector publicitario: el talento. El talento no puede esperar a ver qué es lo que pasa, el talento tiene que hacer. El talento huye de aquellas experiencias donde el resultado del trabajo tiene más que ver con la gente que decide que con la necesidad a solucionar. El talento huye de hacer siempre lo mismo porque siempre entonces el talento se pierde. Es necesaria un cambio para que el principal anunciante del país impulse la innovación publicitaria.